Arquetipos de Personaje: el Aventurero Inadaptado

Recupero esta columna en la que he hablado antes de nobles, amazonas y gladiadores. Hoy voy a hablar de un personaje muy común y muy amplio: el aventurero inadaptado.

Un aventurero inadaptado es todo aquel que va de aventuras porque no se encaja en su entorno natal. Podemos estar hablando de semielfos que no son aceptados en sus comunidades (como Tanis), de hijos bastardos como Jon Nieve o Traspié o incluso hasta elfos oscuros benévolos como el popular Drizzt do'Urden.

Lo más frecuente es jugar este arquetipo de forma romántica, dotando al personaje de una estoicidad amargada. Estos personajes suelen autocompadecerse de las injusticias que se han cometido contra ellos, y por nada del mundo querrían volver a un pasado donde han sido vituperados. Allí tiene unos pocos amigos de verdad y un montón de enemigos.

Una vuelta de tuerca que puedes hacer al personaje es, por supuesto, que utilice su debilidad como arma. Un semielfo puede considerarse una raza superior en vez de un mestizo. Una raza que aúne lo mejor de las das razas de sus progenitores. Un bastardo podría optar por sus derechos al trono e ir de aventuras para conseguir el oro y las influencias para amansar un ejército y marchar sobre su padre. O como en la obra de Robin Hobb de Aprendiz de Asesino, puede ser su padre quien emplee al muchacho como un agente que trabaje para la corona. Y así sucesivamente.

El hecho de que el personaje viva su infancia y pubertad rodeado de personas que le desprecian resulta en el mismo problema del cliché del pueblo natal destruido por los orcos. Dejas al DM sin amigos o familia de donde sacar PNJs para ayudar al personaje. Si usas este tipo de persoaje lo mejor es sacarle de ese ambiente hostil y que encuentre la amistad en otro sitio. Esto permite un buen elenco de posibles PNJs que el DM agradecerá.


¿Has visto algún personaje de este tipo que se libre del cliché? ¡Espero tu opinión en los comentarios!

6 comentarios:

Yavhe Alexander dijo...

Saludos desde la noche eterna...

Tuve la grata sorpresa de encontrarme con tu blog. Lo he leido todo de una sentada.

Tienes un lenguaje sumamente agradable y los consejos que da son muy utiles.

Contarme como uno nuevo de tus adeptos.

Tharlorn dijo...

¿Todo de una sentada? Me alegro mucho de contar con lectores tan empedernidos :). Bienvenido Alex, y que disfrutes.

Yavhe Alexander dijo...

Sip! Todo de una sentada... solo una vez fui a comer y otra al sanitario...

Asi que no me decepciones!!

nexodecaminos dijo...

Por primera vez en una crónica que dirijo no llevo a ningún personaje de este tipo. Suelen ser extremadamente interesantes cuando son bien interpretados, pero increíblemente tocapelotas dependiendo de cómo y quién lo lleve...

Buen artículo y buen regreso ;) Se echaba en falta.

EL Guardian dijo...

Me estrene en el de el de las amazonas, y como comenta un compañero aquí arriba me estoy leyendo todo en esta mala noche de insomnio, en comparación mi blog son tres folios grapados en el corcho de clase, xd.

Uno de mis pjs es asiduo a crearse este tipo de personaje sumamente dramático ,si bien los lleva con gracia y variedad tanto romanticismo solitario empieza a cansar, le are leer la sección para que se de cuenta de su erro y cambie, el noble no esta mal!

Sergio Recio Gamo dijo...

Yo tuve un personaje así una vez, en "Wheel Of Time D20". Digamos, para abreviar, que hay una clase de personajes que se presta directamente a este juego. Así que el jugador lo interpretó bien, a rajatabla, y resultó entretenido.

No era un amargado. Simplemente, tenía una visión algo triste de la vida, pero por lo demás era muy noble, gentil y colaborador.

Lo que pasó es que, estando en su pueblo, intentando pasar inadvertido, se enfrentó a un "reclutador del Mal" y una casa salió ardiendo -¡la suya! Se marchó antes de que la gente empezara a atar cabos, encender antorchas y ponerle el dogal a los mastines de caza para lincharlo. Causalmente, la alegre caravana con el resto de PJs a bordo pasaba por allí. ;-) El resto, como suele decirse, es Historia. Y una muy buena, todo hay que decirlo. ^_^

Por cierto: En esa partida uno de los personajes SÍ fue reclutado. XD

Se le apareció el Mal Supremo tentándolo con toda clase de cosas, y en lugar de decir con nobleza "¡NO!" dijo con una sonrisa tímida y ojos chispeantes de codicia (el jugador, no el personaje) "Sí, quiero".

Casi me caigo de la silla al oírlo.

XDDDDD

Menudo cabrón.

Pero hay que reconocer que también este dió mucho juego, la verdad. XDDDD Habría que hacer un artículo sobre "Los personajes que salen rana", o, lo que es lo mismo, que acaban haciendo lo que no deberían hacer. XDDDDD