Cómo Empezar una Campaña de D&D

«Empezáis en una taberna y un encapuchado se os acerca para hablaros de un gran tesoro escondido en...» ¿Cuántas veces hemos oído eso? Y peor aún: ¿cuántas tendremos que escucharlo de nuevo? Esta forma de empezar una partida está tan sobreexplotada que lo único que produce es, en el mejor de los casos, un bostezo. Una primera buena escena de una campaña es imprescindible para empezar con buen pie, no sea que además de la primera, sea la última. Os doy tres ideas para tener en cuenta en la primera sesión:

• Mételos desde el primer momento en un buen lío. Por ejemplo, son cautivos en un barco de esclavistas o se encuentran en mitad de una batalla de conjuros. Tal vez acaban de salir de dondequiera que duermen y encuentran sus retratos en un letrero de Se Busca.
• Utiliza como patrón a alguien que sus personajes conozcan. Hay veces que realmente necesitas la figura de un patrón para que de pie a la aventura porque, por ejemplo, necesitas darle cierta información. Lo mejor en estos casos en no sacarse el encapuchado de la manga y ligarlo de una manera u otra al trasfondo de uno o varios de los personajes. No todos los jugadores están dispuestos a hacer un trasfondo, pero si antes de que empiecen siquiera a crear los personajes les dices quién va a ser su patrón, dónde están y de qué va a tratar la primera aventura, muchos van a dar ideas o incluso crear su personaje en torno a esto. Esto es mucho más entretenido para los jugadores que te saques de la nada a un tío que no les importa lo más mínimo. Lo único que hay que tener en cuenta en esta clase de principios es no alargarlos más de lo estrictamente necesario. Osea, terminar la escena en cuanto haya pasado lo más importante.
• Deja que los personajes vayan conociéndose. Ayuda que decidan ellos de antemano ciertas relaciones (por ejemplo, si dos personajes son hermanos o si uno ayudó a otro en un momento de necesidad). Está bien irlos reuniendo poco a poco para evitar el síndrome de completos desconocidos reunidos alrededor de una mesa para empezar una aventura. Estate atento para improvisar la unión con la campaña en base a lo que digan los personajes o incluso a desarrollar tramas secundarias en torno a ello.
La clave es por tanto intentar evitar los clichés en la medida de lo posible, ser imaginativo y tratar de que el principio no se haga largo, aburrido o pesado. ¡A divertirse!


Idea Original: Tips for Opening a New Dungeons & Dragons Campaign, desde DnD Corner
Imagen: Tavern for Descent, feliciacano para Fantasy Flight Games.