Arquetipos de Personaje: el Gladiador

Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad...

Tras investigar las posibilidades del Noble y luchar contra los tópicos de la Amazona, hoy hablaré de los gladiadores.

1. El Origen.
El concepto del gladiador es que eres, normalmente, un esclavo obligado a pelear hasta la muerte. Es interesante revisar cómo llegaste a esa situación. ¿Eras un joven pero próspero mercader que fue atrapado por unos esclavistas? ¿O fuiste vendido de niño para saldar una deuda? Quizá pertenecieses a alguna compañía de gladiadores que pague una importante suma de dinero por sobrevivir un año en la Arena.

2. La Estancia en la Arena.
Si por algo se caracterizan los gladiadores es por no llevar precisamente armaduras completas. Y la sanación a la que tienen acceso tampoco es gran cosa. Por eso, lo más normal es que tengas el cuerpo surcado de cicatrices de terribles batallas. Podrías tener un par de ellas singulares, que vengan acompañada de una buena historia.

Otro detalle a tener en cuenta es que el objetivo de un gladiador es entretener a la plebe. Ganarse su favor puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Por ello, podrías estar acostumbrado a dar golpes más adornados y vistosos de lo estrictamente necesario. O a usar algún tipo de arma o pieza de armadura exótica.

Y desde luego, la Arena te habría enseñado a que el combate honorable no tiene sentido. La supervivencia es lo más importante y podrías emplear todo tipo de trucos sucios, como arrojar arena a la cara de tu adversario.

3. Y después ¿qué?
¿Cómo escapaste de ese mundo? Podría haber habido una revuelta de esclavos y tus antiguos amos aún te buscan... ayudados por la marca en el hombro que les hacían a todos los esclavos de su propiedad.

Pero puede ser simplemente que te hayas ganado la libertad por tus hazañas en la Arena, o porque se haya descubierto por fin que en realidad eres el hijo del Barón de un reino distante.

Quizá quieras escapar de tu pasado... o quizá estés orgulloso de él y veas en la vida de aventurero la continuación del peligro y la emoción de la Arena. A lo mejor piensas que ahora que puedes te gustaría luchar por aquellas causas que tú quieras en vez de hacerlo por la diversión de otros.


¡Y hasta aquí los consejos de hoy! ¿Qué otras ideas se te ocurren para hacer interesantes personajes gladiadores?

6 comentarios:

Sergio Recio Gamo dijo...

¿Te has mirado "Dark Sun"? Si no lo has hecho deberías hacerlo. Creo que te gustaría la entrada del Gladiador... ;)

Tharlorn dijo...

No, la verdad es que Dark Sun no me lo tengo muy mirado. Ya sabes, la cantidad de material de d20 es ingente. Podrías centrarte en, por ejemplo, Reinos Olvidados y estar años leyendo xD.

Le echaré un vistazo :9. ¡Gracias por comentar!

Sergio Recio Gamo dijo...

Sí, pero sobre todo mírate Dark Sun en segunda edición. AD&D, vamos. Incluso tiene un "Handbook" propio.

Dark Sun en 3.0 es poco más que unos cuantos artículos en la revista Dragón (¿O era la revista Dungeons? xDDDDD) La revista oficial de D&D. Creo que Dark Sun y Planescape fueron "liberados" para los aficionados porque no eran escenarios a los que pudieran sacar rentabilidad o vender a otra empresa, como el caso de Ravenloft.

Aunque tengo esos artículos y los he mirado alguna vez no recuerdo si el Gladiador se explicaba o no... es decir, traía las reglas adaptadas a 3.0 o 3.5

En todo caso me parece que es una clase que no viene en "Puño y España". Puede que sí en otro libro parejo pero de una editorial alternativa, porque oigo campanas y no sé dónde... si lo encuentro te aviso por aquí.

Tharlorn dijo...

Yo creo que vi una clase de prestigio de gladiador en los libretillos estos de las Quintaesencias para 3.0. Pero vaya, no eran más que un puñado de mecánicas que daban un poco de color y nada más.

¡Salud!

Anónimo dijo...

Marc:

Hola, felicidades por el blog; artículos interesantes, no demasiado extensos y diseñados para hacerte pensar :)

Respecto a esta entrada, sólo un apunte: mientras un gladiador está "en servicio", luchando periodicamente en la arena, la atención médica que reciban no tiene por qué ser mala; al contrario, se han encontrado restos de la Roma antigua que demuestran que los gladiadores eran el equivalente a los jugadores de futbol actuales: entrenamiento duro y trabajo potencialmente peligroso (más los gladiadores, claro) a cambio de lo mejor en términos de alimentación, estilo de vida y servicios médicos. Y eso por no hablar de los fans (en Pompeya se conservan paredes en las que alguien "grafiteó" su apoyo a determinado gladiador, por ejemplo).

Tharlorn dijo...

Hola Marc, bienvenido al blog.

Puse lo de las curaciones malas precisamente porque era una oportunidad para llevar al pj lleno de cicatrices de batallas pasadas. Estaba pensando en evitar la magia clerical, que deja el cuerpo sin marcas y por tanto sin historias.

También es cierto que los gladiadores romanos sólo combatían de 2 a 3 veces al año, y la mayoría de jugadores creo que piensan en muchos más combates cuando crean un personaje de estas características.

Gracias por comentar.