Arquetipos de Personaje: Introducción

Cuanto más juegas a rol, más parecidos empiezas a encontrar entre un personaje y otro. Llegados a este punto, sabes reconocer el arquetipos de un personaje. Los vemos por todas partes, no sólo en juegos de rol, sino también en películas, videojuegos o novelas. Y están ahí porque funcionan, aunque a veces lo hagan a nivel inconsciente. Pero...

¿Qué es un arquetipo?
Un arquetipo es un modelo de personaje, una idea que sugiere muchas más cosas de las que están contenidas en su nombre. Por ejemplo, si yo digo que para la próxima partida voy a hacerme un 'guerrero enano', lo más probable es que, sin que yo te diga nada más, empieces a pensar en que es gruñón pero de buen corazón, que tiene una armadura lo más pesada posible y que es amante de la buena cerveza enana. ¿No?

¿Para qué sirven?
Los arquetipos sirven para evocar muchas cosas de golpe. Gracias a ese poder de comunicación, son muy útiles como base de partida para crear un personaje memorable. Pero algunos de ellos están muy vistos. En estos casos tenemos la posibilidad de desarrollarlos, diferenciarlos, combinarlos con otros arquetipos o incluso trabajar en contra de uno o varios de los aspectos que lo conforman. ¿Qué ocurriría si mi enano fuese abstemio y sólo bebiera agua mentolada? ¿Y si llevase estoque, antifaz y una armadura de cuero?

¿Quieres algún ejemplo más?
Este es el sólo el primero de una serie de artículos en la que exploraré distintos arquetipos de personaje, analizando dónde se encuentra su interés rolero. La idea es que puedas usarlos para crear tus personajes o desarrollar y mejorar tus arquetipos favoritos por tu cuenta.

Y si quieres que trate algún arquetipo de personaje en concreto, ¡deja tu sugerencia en los comentarios!